sábado, 21 de junio de 2008

Excusas

Iba caminando por la calle, pensando, pensando en una enorme capacidad que yo había sabido desarrollar para inventar excusas, para argumentar mis excusas de las maneras mas creíbles, y me di cuenta que ya no.
Me di cuenta que ahora me preocupaba más por cambiar que por dar excusas. Que si llego dos días seguidos tarde al trabajo, no le pido disculpas ni me justifico ante nadie, sino que me esfuerzo por llegar bien al día siguiente. Creo que entendí que no hay nada más molesto que alguien que vive dando excusas para todas sus falencias. Creo que cada vez creo menos en las palabras y más en los hechos.

Y de repente levanté la vista y me encontré un cartel: "hay tantas excusas como accidentes (las leyes de tránsito no tienen opciones)", o algo así, un cartel del Gobierno, y aunque primero me horroricé por la coincidencia, me pareció un buen argumento publicitario. Y una buena forma de pensar que la excusa no arregla el problema.

Continué entonces pensando al respecto y... como ya tenía la vista levantada, me encontré con otro cartel "Con Corega ahora chiflo y suena!!!" y allí fue que me olvidé de todo lo que estaba pensando.

2 comentarios:

La Oveja dijo...

tal vez, en 50 años, te acuerdes del cartel de corega...

Isabel dijo...

eso sólo si primero tomo mucho memorex !